jueves, 30 de julio de 2015

Cómo restaurar rayones grandes del suelo vinílico

Suelos vinílicos
Los suelos vinílicos son la solución perfecta para tener un revestimiento de calidad en cuanto a suelos se refiere y pueden ser usados en infinidad de lugares, tanto en nuestra propia casa como en un negocio de cara al público, hospitales, centros de formación, organismos oficiales, universidades y muchos lugares más dado que estos suelos cuentan con una gran versatilidad y resistencia. Los suelos vinílicos son, hoy en día, una de las soluciones más extendidas en todo el mundo a la hora de revestir el suelo con un producto de gran calidad. Dentro del catálogo de suelos vinílicos existente podemos encontrar la solución que más y mejor se adapte a nuestras necesidades, con diferentes grosores, diseños y texturas, consiguiendo adaptarse a cualquier clase de lugar donde se desee colocar. Aunque su resistencia es notable, hay ocasiones en las que por un percance como arrastrar un mueble pesado, una caída de líquido ardiendo o cualquier otro imprevisto, puede hacer que la integridad de los suelos vinílicos se vea afectada y haya que tomar medidas para repararlo, aunque en ocasiones puede costar bastante trabajo, pero puede intentar solucionarse.

Herramientas para la reparación de arañazos grandes de los suelos vinílicos

  • Equipo de reparación para suelos vinílicos y linóleo.
  • Cola de gran nivel adhesivo.
  • Cinta adhesiva transparente.
  • Pistola de calor.
  • Vinilo de repuesto idéntico al que tenemos colocado.
  • Aspiradora con aditamentos.
  • Cutter.
  • Esponja.
  • Espátula.
  • Brocha.
  • Sellador de vinilo.

Proceso de arreglado de rayones grandes de los suelos vinílicos

Lo primero que debemos hacer es buscar una nueva pieza del vinilo que tenemos colocado en el suelo; ésta debe ser más grande que el propio espacio que hay dañado. Si no se dispone de ella se puede cortar un trozo de una zona que no sea visible, como debajo de un mueble, por ejemplo. Sostendremos fuertemente la sección de reemplazo del piso sobre el área dañada. Con un cutter cortaremos alrededor de los bordes del reemplazo y presionaremos fuerte sobre la parte afectada de los suelos vinílicos para recortar también el área afectada. Con la espátula rasparemos el trozo de los suelos vinílicos afectado, teniendo especial cuidado de no dañar el suelo colindante. Si en este proceso encontramos alguna protuberancia o algún exceso de pegamento tras retirar el vinilo, tendremos que utilizar el cutter para poder eliminarlo y dejarlo completamente limpio. Tras ello tendremos que limpiar bien la zona afectada, primero con un aspirador para acabar con el polvo y cualquier clase de suciedad y después con agua y jabón, lo dejaremos secar y continuaremos con el proceso de restauración de los suelos vinílicos. Con la espátula aplicaremos una capa de adhesivo de gran resistencia, colocaremos la pieza de reemplazo sobre el adhesivo e iremos alineando los bordes para que pueda ajustarse con el resto de la superficie y retiraremos cualquier exceso de adhesivo que salga por los bordes del piso. Seguiremos aplicando un sellador de suelos vinílicos en los bordes de la zona parcheada, puede hacerse con el aplicador que viene en el kit de reparación o bien con una brocha. Finalmente limpiaremos bien el exceso de sellador sobre la superficie con una esponja ligeramente húmeda, dejaremos secar durante una noche entera y ya estará listo de nuevo para ser usado.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por la información. Hace unos meses que puse suelo vinilico autoadhesivo y el resultado es impecable. El anterior era de los antiguos y tenía unos rasguños debajo de las sillas y mesas. Tomo nota por si necesito repararlo en un futuro! Saludos

    ResponderEliminar